Views: 402
20 19
Read Time:4 Minute, 45 Second

La historia del fútbol profesional se ha marcado a lo lago de sus más de 70 años por una mezcla entre gran calidad, pero poca consistencia mental, algo que ha afectado tanto a los deportistas del país ‘Cafetero’ como propiamente al balompié de estas tierras. De los miles de jugadores formados en Colombia, muchos se han forjado con una gran calidad técnica y habilidades tácticas maravillosas, pero con poca fortaleza mental, aspecto que les ha llevado a no triunfar en sus carreras como se pronosticaba en sus principios. Por lo anterior, a continuación repasaremos a 7 talentosos jugadores que se perdieron en la fiesta y limitaron su carrera deportiva.

WILDER MEDINA – DELANTERO

Uno de los casos más lamentados de un hombre pérdido en la droga es Wilder Medina, exdelantero de una decena de equipos en Colombia y quien además incursionó en el fútbol internacional en Ecuador y Bolivia. El hoy ya retirado atacante de 40 años, fue una sensación en su juventud por sus capacidades goleadoras, su fuerza y la velocidad de la que pudo hacer gala con varios equipos. Su momento cumbre fue con Deportes Tolima e Independiente Santa Fe, saliendo goleador en dos ocasiones con los ‘Vinotinto’ y campeón con el ‘León’ en una oportunidad.

Su mal fue la droga, siendo varias veces vinculado al consumo de cocaína e incluso, sancionado sin dos años de poder jugar al fútbol por dar positivo en los test de dopaje de la Dimayor en el 2012. Medina se rehabilitó gracias a Independiente Santa Fe que antes de contratarle, lo hizo pasar por un proceso de rehabilitación.

MAICOL BALANTA – EXTREMO

Entramos al terreno del alcohol al extremo y nuestro primer protagonista es el talentoso extremo Maicol Balanta. El nacido en Jamundí, Valle del Cauca, ha sido un galante de grandes cualidades físicas, pero pocas disciplinarias, siendo varias veces sancionado en sus clubes por incidentes relacionados a las fiestas y el trago. En su historial más reciente se tiene lo sucedido tanto con Santa Fe como Medellín en Colombia, disfrutando de oportunidades varias en cancha, pero desperdiciando todo a la hora salir de los terrenos. De momento juega en Jaguares y hasta la fecha, aún no se le conoce algún incidente en los ‘Felinos’.

JOHAN ARANGO – MEDIOCAMPISTA

Pasamos de un caso que se ha llevado al extremo a uno mucho mayor en términos de cantidad, Johan Arango. El apodado «Guarango» se ha caracterizado por incidentes en bares, alcohol en los vestuarios, algo de drogas e incluso sexo, viviendo la vida de todo un ‘Rockstar’. Su casos más icónicos fueron protagonizados en Once Caldas, llegando a los entrenamientos en estado de ebriedad; Santa Fe, saliendo de fiesta tras varios juegos del ‘Cardenal’ y Medellín, teniendo combinación de las anteriores. Estando en Binacional de Perú pasó algo similar.

DAYRO MORENO – DELANTERO

Un caso «In Extremis» de lo anterior es Dayro Moreno, delantero que ha sido figura importante en Colombia y México, además de hombre de Selección Colombia, pero que nunca pudo centrar su carrera. Con Moreno existen grandes lamentos, ya que el jugador cuando estuvo al 100% en el deporte pudo ser la máxima estrella de Millonarios, Nacional, Junior, Once Caldas y Xolos en México, acumulando casi 300 goles a lo largo de su carrera deportiva.

Tal cual pasó con Arango, Moreno tiene casos de fiestas en bares, alcohol en vestuarios e incidentes por situaciones relacionadas a lo mismo, además de algunas peleas que no tienen relación con este tema, pero que están derivadas del mal manejo de su carrera. El llamado ‘Dayron’ juega hoy por hoy en el ‘Lejano Oriente’ y en su último equipo, Oriente Petrolero de Bolivia también tuvo líos de alcohol.

STIVEN LUCUMÍ – EXTREMO

De una estrella que pudo brillar a otra que apenas dio algunas luces, pasamos al caso de Stiven Lucumí. El hoy jugador de América de Cali tuvo grandes actuaciones en el pasado con los ‘Escarlatas’ y con Atlético Nacional, siendo catalogado futuro de Selección Colombia. El problema con Lucumí fue la rápida fama que se le subió a la cabeza y que acompañó constantemente con fiestas y alcohol, estancando una prometedora carrera deportiva que llegó a Europa, pero que jamás pudo despegar.

JUAN CAMILO SALAZAR – EXTREMO

Otro caso similar al de Lucumí es el del jugador de Millonarios, pero al servicio de Águilas Doradas, Juan Camilo Salazar. El volante y atacante supo brillar en momentos oscuros del ‘Embajador’ y se le catalogó como una de las grandes figuras salidas de la cantera del equipo bogotano. Su problema llegó cuando firmó por San Lorenzo en Argentina, firmando casi que el fin de su carrera deportiva.

Al llegar a tierras argentinas Sazalar no centró su cabeza y tras 6 meses en aquel país, retornó a Colombia sin pena ni gloria. Aunque no tiene muchos escándalos, sí es un caso a destacar, ya que lo que prometía Salazar era para mucho más en comparativa a lo que se ha quedado a día de hoy.

FAUSTINO ASPRILLA – DELANTERO

Cerramos la lista por lo grande y en la historia, el mito colombiano Faustino Asprilla. El delantero aunque tuvo una carrera llena de éxitos, pudo ser mucho más, algo que propiamente el atacante ha destacado en el post de su carrera. Asprilla se caracterizó por la fiesta especialmente, siendo conocido por sus grandes veladas en Newcastle en Inglaterra o Parma en Italia.

La leyenda de la Selección Colombia ha afirmado que tuvo la oportunidad de ganar el balón de oro, pero que no lo hizo porque gustaba más de la fiesta. Este caso es la representación total de lo que ha sido el fútbol colombiano con algunos de sus deportistas quienes no han tenido el acompañamiento necesario para guiar correctamente sus carreras.

Comentarios de Facebook

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *