John Terry se rindió ante Luis Díaz tras la magia que destiló contra Everton